El objetivo principal del odontólogo que atiende pacientes adultos es  mantener en buen estado su salud bucal mediante una buena  educación para la salud, práctica de medidas preventivas efectivas  y una buena rehabilitación oral cuando lo requiere.

La rehabilitación oral es la parte de la Odontología encargada de  devolver  la  función estética y armonía buco dental, y para ello combina en forma integral las áreas de operatoria dental, prótesis fija, prótesis removible, , oclusión e implantes dentales. Para alcanzar este objetivo , se  realiza el diagnóstico y plan de tratamiento adecuado al paciente que requiere recuperar su salud bucal a través de las técnicas más modernas de rehabilitación. A su vez, establece estrecha relación con las demás disciplinas de la odontología, como periodoncia, endodoncia, cirugía   y ortodoncia , solucionando problemas estéticos, siempre buscando una oclusión y función correcta.

Mediante los últimos  avances de la tecnología en odontología,  actualmente  se realizan  rehabilitaciones  con prótesis fijas sobre dientes o Implantes dentales, evitando así  la utilización de prótesis removibles que pueden ser incómodas y en muchos casos imposibles de soportar por algunos pacientes.

CORONAS Y PUENTES

Las coronas y la mayoría de los puentes son prótesis que se colocan de manera fija. A diferencia de las prótesis removibles, que se pueden remover y limpiar diariamente, las coronas y los puentes fijos se cementan sobre los dientes o implantes existentes, y sólo un dentista puede extraerlos.

Una corona se utiliza para cubrir completamente un diente destruído. Además, se puede utilizar para mejorar el aspecto, la forma o la alineación del diente. Una corona también se puede colocar sobre un implante para lograr la forma y la estructura funcional de un diente. Es posible hacer coincidir el color de las coronas de porcelana o cerámica con el de sus dientes naturales. Otros materiales incluyen el oro y las aleaciones metálicas, acrílicas y cerámicas. Estas aleaciones suelen ser más resistentes que la porcelana, y se recomiendan para los dientes posteriores.

Si le faltan uno o más dientes, el dentista le recomendará un puente. Las espacios libres entre los dientes que faltan hacen que, con el tiempo, los dientes restantes roten o se desplacen hacia los espacios vacíos lo cual provoca una mordida inapropiada. El desequilibrio causado por los dientes faltantes también puede producir enfermedad de las encías y trastornos de la articulación temporomandibular (ATM)

IMPLANTES DENTALES

El implante dental es un producto biocompatible diseñado para sustituir la raíz que falta y mantener el diente artificial en su sitio. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso. La superficie del implante puede presentar diferentes texturas y recubrimientos, utilizadas habitualmente para aumentar su adhesión al hueso (osteointegración si es de titanio y biointegración si se trata de un material cerámico).

Al reponer los dientes perdidos por medio de implantes se conserva mayor cantidad de hueso alveolar ya que este se reabsorbe al no recibir ningún tipo de estímulo.