TAN DESTRUCTIVO COMO LA CARIES DENTALWatch movie online The Transporter Refueled (2015)

Juanito tiene 8 años. Llegó al consultorio con sus papas. Ellos estaban preocupados porque Juanito sentía dolor en los dientes cuando tomaba cosas heladas o calientes.

Al examinar los dientes de Juanito, nos dimos cuenta que Juanito presentaba una condición que en algunos países puede llegar a 44% de prevalencia. Esta condición se llama MIH.

¿Que es el MIH? Son las siglas en ingles de Molar and Incisor Hypomineralization (Hipomineralizacion de Incisivos y Molares). La característica principal de esta condición es la presencia de defectos del esmalte en primeras molares permanentes e incisivos permanentes (ambos salen aproximadamente a los 6 años). Los defectos pueden verse como un simple cambio de color en la superficie de los dientes o como una destrucción amplia del esmalte de los dientes que lleva a aumento de sensibilidad de los dientes. Los dientes se hacen además, más propensos a presentar caries dental. Ademas, tienen un impacto en la estética, sobre todo si se producen en los dientes de adelante.

DEFECTOS DEL ESMALTE

DEFECTOS DEL ESMALTE

El Dr Jorge Luis Castillo asistió en Mayo del 2016 al XX Congreso de la Asociación Asiática de Odontología Pediátrica en Tokio , Japón. En este congreso se discutieron muchos temas novedosos en Odontología Pediátrica, incluyendo los defectos del esmalte o MIH. Los expertos coincidieron en lo común en la presencia de estos defectos y en las dificultades para su tratamiento. Todavía se está discutiendo acerca del origen de estos defectos (podrían ser desde infecciones en la niñez temprana que llevan a un pobre desarrollo del esmalte hasta traumatismos en los dientes primarios), aunque hasta ahora no se tiene una respuesta definitiva.

El tratamiento debe ser muy temprano. Debido a la naturaleza altamente destructiva de estos defectos, es importante que se puedan realizar medidas preventivas y restauraciones oportunamente, a fin de evitar el deterioro rápido de estas piezas dentarias,  aumento en la sensibilidad y la presencia de caries dental.

Es importante las visitas periódicas al odontólogo pediatra (por lo menos cada 6 meses), para que se pueda examinar detalladamente la cavidad bucal de los niños, además de instituir las medidas preventivas y restaurativas necesarias.